lunes, 17 de enero de 2011

Infinito.


Me calaste hondo y ahora me dueles, si todo lo que nace
perece del mismo modo un momento se va y no vuelve a pasar.

Y decian que bonito era vernos pasear queriéndonos infinito.
pensaban siempre sería igual. ¿Cómo lo permitimos?
¿que es lo que hicimos tan mal? Fue este orgullo desgraciado que no supimos tragar.

Y engañame un poco al menos di que me quieres aun mas que durante todo este tiempo lo has pasado fatal, que ninguna de esas idiotas te supieron hacer reír y que la única que te importa es esta pobre infeliz.

Y el día que yo me muera y moriré mucho antes que tu,
solo quiero que una pena se llore frente a mi ataud.
Que esta herida en mi alma no llego a cicatrizar
y estara desesperada hasta que te vea llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario