sábado, 23 de julio de 2011

La vida moderna. . .


Ya no quiero verte si no puedo ser tuyo. Se acaba septiembre y no estaremos juntos. Ya no quiero verte, no soy tu enfermera. Se acaba septiembre y no vale la pena.

Mi enhorabuena, ya no hay quien te quiera. No te queda nada, te has metido hasta el cielo. Deberíamos dejarnos de chapuzas y de inventos,
y perdernos por los bosques que aún no conocemos.

Lo tuvimos en las manos, lo dejamos escapar, ahora te habrás dado cuenta de que ya no hay vuelta atrás.
Lo tuvimos en las manos y también ante el espejo, y saltó en mil pedazos, hizo polvo nuestros sueños.

Y ser como el sol de otoño y escaparnos de verdad,
no nos echará de menos esta mierda de ciudad.
Y ser como el sol de otoño y dejarlo todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario