lunes, 3 de octubre de 2011


Y no es algo premeditado, me oprime el pecho y no me deja respirar.

Estoy locamente enamorado,
mi enfermedad dura ya muchos años.

Me hace ver cosas que nadie puede ver, me hace escuchar lo que nadie puede escuchar, pero a la hora de hablar tan sólo puedo gritar.

Te quiero tanto, te adoro y mi llanto no me deja mirarte a la cara.

Lo he pensado tantas veces
y aunque tú no me quieras, no lo haré, no, no me dejaré vencer.
Te odio y siento que he perdido tanto tiempo, y ahora tiemblo, estoy enfermo.
Lo he pensado tantas veces y aunque tú no me quieras, no te importará que yo quiera volar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario